El Ayuntamiento instará a la Generalitat para que detenga y prohíba mediante decreto y de forma definitiva la coincineración de residuos de todo tipo

0
93

El Pleno del Ayuntamiento de Sagunto ha aprobado este martes, 26 de febrero, la propuesta del Grupo Municipal Esquerra Unida País Valencià para que se descarte la incineración de residuos del Plan Integral de Residuos de la Comunidad Valenciana (PIRCV) y reducir la contaminación atmosférica. La moción, expuesta por el concejal de Esquerra Unida, Guillermo Sampedro, obtuvo el voto favorable del Equipo de Gobierno y del grupo de no adscritos y la abstención de la oposición.

El acuerdo plenario recoge que el Ayuntamiento de Sagunto instará,  junto a los diferentes pueblos afectados de la Comarca del Camp de Morvedre, a la Conselleria d’Agricultura, Medi Ambient, Canvi Climàtic i Desenvolupament Rural a que, a instancias de ésta, se detenga y prohíba mediante decreto y de forma definitiva, la coincineración de residuos de todo tipo (basuras, productos químicos, harinas cárnicas…) y en general cualquier producto susceptible de generar y por tanto liberar dioxinas, furanos y demás metales pesados al aire que respiran los vecinos y vecinas de la Comarca del Camp de Morvedre y del resto del País Valenciano.  

Además, a través de la moción el Ayuntamiento de Sagunto manifiesta su apoyo a las alegaciones presentadas por las Asociaciones Ecologistas contra el nuevo PIRCV e insta al Gobierno Valenciano a modificarlo conforme solicitan.

Solicita, asimismo, a través de la delegación de Medio Ambiente y la Conselleria, que se impulsen mediciones independientes del aire, al margen de aquellas que se efectúan dentro de la planta de fabricación de cemento de Lafarge-Holcim y a las que solo dicha empresa tiene control y acceso. El objetivo será medir regular y fielmente los datos de emisiones y determinar de forma fehaciente el impacto ambiental real que tiene la continua emisión de las sustancias reflejadas en el Informe del Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes (PRTR).

En la exposición de motivos de la moción se explicaba que la incineración de residuos es una importante fuente de emisión de sustancias perjudiciales para la salud y el medio ambiente, pero la incineración de residuos en plantas que no están diseñadas inicialmente para eso, agrava el problema, ya que no tienen la misma eficacia, y la combustión es más imperfecta.

Esta práctica aumenta el riesgo de liberar a la atmósfera dioxinas y furanos, los compuestos químicos tóxicos y cancerígenos más peligrosos. Los metales no son destruidos por la incineración y pueden vaporizarse como es el caso del mercurio. La combustión de sustancias sulfuradas y nitrogenadas produce óxidos de azufre y de nitrógeno. Por eso, la OMS (Organización Mundial de la Salúd) y las organizaciones de médicos de todo el mundo alertan de los peligros que implica la incineración de residuos, debido a la toxicidad de estos productos químicos.

La incineración es la principal fuente de dioxinas y furanos, los tóxicos químicos más peligrosos conocidos, su complejidad hace imposible su control real; hay estudios que evidencian el aumento de dioxinas, furanos y metales pesados tras comenzar a coincinerar residuos.

Solo en nuestra ciudad y según los datos del Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes, la Cementera Lafarge-Holcim emitió a la atmósfera en el año 2017, entre otras sustancias, más de 1.500 toneladas de óxidos de nitrógeno (NOx), 1,75kg de cadmio, 3,15kg de cromo, 0,82kg de cobre, 21,4kg de mercurio, 3kg de niquel, 4,39kg de plomo, 84,42kg de zinc, 20,6 mg de dioxinas y furanos”, se explica en el texto de la moción. 

Según los datos de la Memoria anual de la Empresa, en 2017 se ha utilizado como combustible (incinerado) más de 30.000 toneladas de “Residuos No Peligrosos” (RNP) entre los que encontramos cerca de 7.000 toneladas de harinas cárnicas, 15.000 toneladas de neumáticos fuera de uso (NFU) y 9.000 toneladas de combustibles derivados de residuos de origen industrial. Además de esto, se han utilizado como combustible (incinerado) en 2017 más de 16.000 toneladas de Residuos Peligrosos tales como: aceites minerales no clorados de motor, otros disolventes y mezclas de disolventes, residuos combustibles líquidos que contienen sustancias peligrosas, tierra y piedras que contienen sustancias peligrosas.

Ninguna empresa cementera que haya realizado el cambio de combustibles convencionales por residuos ha demostrado una reducción real en los niveles de contaminación. Al contrario, se han incrementado los riesgos y la incertidumbre, sobre todo para los trabajadores y las poblaciones cercanas, según recoge el texto del acuerdo.

La elaboración del nuevo Plan Integral de Residuos de la Comunidad Valenciana (PIRCV) valida la actual incineración de residuos que se lleva a cabo en las 3 fábricas de cemento de Cemex y Lafarge-Holcim (Sagunto, Buñol y Alicante) y que ronda las 200.000 toneladas al año, una de las más altas del Estado Español.

Las Asociaciones Ecologistas ya han presentado alegaciones al proyecto para que la Generalitat rectifique el proyecto que “alienta y promueve” la incineración de residuos, así como la instalación de una incineradora en cada una de las actuales 10 plantas de tratamiento mecánico biológico (TMB), y en las futuras que se instalen que quemarían una parte de los rechazos. El PIRCV también propone en su documento informativo la construcción de una macro planta de ámbito suprazonal. 

El escrito informa que el Ayuntamiento de Sagunto ha manifestado en reiteradas ocasiones su posicionamiento contra la incineración de residuos. “Por tanto, ante la nueva redacción del PIRCV es necesario que volvamos a reafirmar nuestro rechazo a esta práctica que además se realiza a escasos metros del casco urbano de nuestra ciudad y que es responsabilidad del Gobierno Valenciano que permite que estas prácticas sean legales”.​