El Consell Agrari de Sagunt ejecuta trabajos medioambientales en caminos y acequias

0
15


El Ayuntamiento de Sagunto a través del Consell Agrari con la colaboración del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha contratado a 73 personas con el objetivo de atenuar el desempleo en el sector agrícola al mismo tiempo que se ejecutan labores de mejora medioambiental en el ámbito rural. Las zonas de actuación son las acequias del Rey y de Gabau, la partida de Montíver, la de Gausa y los marjales. La iniciativa facilita la evacuación de aguas pluviales del municipio al mar y evitar riesgos de inundaciones en épocas de gota fría. La duración de los trabajos será de dos meses desde el 1 de junio hasta el 31 de julio.

El servicio valenciano de ocupación LABORA aporta una subvención total de 213.807 euros que se completará con 25. 674 euros del Ayuntamiento de Sagunto para sufragar salarios y materiales. El coste total de las obras es de 239.481 euros. 

Los 73 trabajadores, siete de los cuales son capataces, se repartirán en diferentes grupos de unas 10 personas por las zonas de la partida de Montíver, la de Gausa y a los marjales para hacer los trabajos de desbroce, limpieza y acondicionamiento de desagües de barrancos y acequias o restauración del terreno y nivelación, entre otros.

La concejala de Hacienda, Comercio, Mercados y responsable del Consell Agrari Gloria Parra ha declarado que “esta subvención del SEPE de 213.000 euros más la aportación que realiza el Ayuntamiento de Sagunto de 25.000 euros, el Consell Agrari la recibe de una manera muy positiva porque por un lado sirve para adecentar y limpiar caminos y acequias del municipio y evitar así peligros como inundaciones o incendios pero es que, además, se consigue contratar a 73 personas provenientes del sector agrícola ayudando a paliar así el paro en este sector durante los meses de verano”.

La primera zona de actuación trasucrre en la partida de Montiver, en los caminos de Torreta, Rodamilans y Montíver y sus intersecciones, en los polígonos 31 y 32 del término municipal de Sagunto. Para la realización de este proyecto se han contratado a 24 personas, 2 de ellas capataces. El resto actuarán como peones. 

Su labor consiste en la restauración de las firmes y cunetas laterales, ejecución de movimiento de tierra con el fin de eliminar de raíz las plantas más problemáticas para la zona como las asteráceas, limpieza y desborce de márgenes, aplicación selectiva de herbicida para prolongar la nueva aparición de malas hierbas, rastanteo, compactación y hormigonado de los baches del firme y la estabilización de taludes. 

La segunda zona de actuación se encuentra en los caminos de la partida de Gausa entre el camino de Gausa y Lliria y sus intersecciones, en los polígonos 41, 42, 81 y 82 del término municipal de Sagunto. Para su ejecución se han contratado a 24 personas, 2 de ellas capataces y el resto peones. 

Su labor, al igual que en la zona de actuación anterior, tiene como objetivo la restauración de cunetas, reparación de defectos en el firme y acondicionamiento de la red de caminos de la partida con el fin de facilitar el acceso y tránsito de vehículos pesados (favoreciendo las labores agrícolas) y turismos. 

Llevar a cabo estas dos obras en las diferentes zonas de actuación supone un aumento de la visibilidad, sobre todo en cruces, cunetas, cambios de rasante y curvas cerradas, facilitando la visualización de señales, indicaciones, vehículos u otros obstáculos. Además, evita el riesgo de incendios, sobre todo en verano, con la consiguiente pérdida de hitos y señales, cuyo coste y posterior reposición es mucho más elevado que el mantenimiento de los márgenes. Facilita el drenaje en caso de lluvias, ya que la abundancia de vegetación espontánea dificulta la evacuación de aguas y produce blandones en el firme y posibilita estacionar en el margen en caso de avería o imprevistos sin tener que ocupar la calzada, con los problemas de seguridad que ello implicaría.

La tercera obra que se está ejecutando afecta a las principales acequias superficiales del sistema hidráulico existente en el municipio, es decir, la Acequia del Rey y la Acequia de Gabau. Para ello se ha dado trabajo a 25 personas, 3 de las cuales son capataces y el resto peones.

Su labor se basa en limpiar las acequias de estas zonas para contribuir a la normalización de la evacuación hídrica hacia la Gola de Montíver, recuperar la morfología hídrica de las acequias, definiendo sus márgenes con el fin de disminuir los efectos asociados a las inundaciones y mejorar la calidad de las aguas aportadas al mar. Para ello no se emplearán productos fitosanitarios que puedan alterar el equilibrio del ecosistema puesto que se trata de una limpieza mecánica y manual.


Las acequias escogidas, se caracterizan por transportar y evacuar gran caudal de aguas hasta la Gola de Montíver. El funcionamiento intermitente de diversas turbinas (que facilitan la evacuación del caudal aguas abajo), así como el estancamiento del agua (por la maleza, escombros, restos vegetales que invaden los márgenes, etc), ralentizan el flujo del agua, dificultando su evacuación al mar. El reflujo e intrusión del agua de nuevo a las acequias, provoca la inundación de las parcelas de menor cota con los problemas que ello conlleva.

Las acciones de limpieza también han recogido, entre otros materiales, una gran cantidad de residuos y envases tales como latas de refresco y botellas de plástico que se encontraban en las acequias. Gloria Parra, a raíz de este problema, ha hecho un llamamiento a la población en general para que este tipo de residuos no se tiren de manera incontrolada en acequias, caminos e inmediaciones sino en los lugares apropiados. Y ha añadido que “por muchos recursos que se destinen desde el Consell Agrari para la limpieza si no existe colaboración por parte de la ciudadanía, al final es un esfuerzo que no tiene la efectividad que buscamos porque debería de tratarse solo de limpiar las acequias de maleza, fangos y elementos naturales no de este tipo de basura, que encima está provocando problemas ambientales muy importantes.” 

Mediante la limpieza de la base y márgenes de las acequias, se mejora el paisaje de la Marjal y se facilita el paso del agua, aumentando su velocidad de evacuación y disminuyendo así el riesgo de intrusiones, favoreciendo la labor de drenaje de éstas.