El encargado de urbanismo plantea mejoras en el acceso a la Gola de Quartell y en el ambiente de la Casa Penya

0
22

El Municipio de Sagunto está proponiendo una intervención para reformar el acceso a la Gola de Quartell, playa de la Malvarrosa y el entrono de la Casa Penya, el centrol ambiental de la Marjal de Almardá, conforme ha informado el concejal de Urbanismo, Pablo Abelleira. El proyecto rondaría los ciento cincuenta euros de los que treinta euros vienen de un aval recogido de la financiación del  polígono que hay lindante, el F1.

La intervención consiste en la ampliación del puente para facilitar el paso a los automóviles, edificar un carril bicicleta con sus respectivos parking, reasfaltar la zona cerca de la Casa Penya, poner una marca empedrada a fin de que el tráfico sea de menor velocidad, edificar una acera cerca de la casa y señalar la zona y también alumbrarla con un sistema de placas solares.


La motivación de esta intervención viene de una reclamación vecinal desde hace múltiples años, en la que primero por una recogida de firmas y después como consecuencia del proceso de participación ciudadana de  los mapeos urbanos efectuados en la zona de Almardá han logrado empezar la reforma del puente y aledaños.

Para comenzar el proyecto falta la aprobación de 2 actores implicados, como ha declarado el concejal de Urbanismo, Pablo Abelleira. “El proyecto en estos instantes está en una fase de ejecución, tenemos el proyecto en sí, mas debemos consultar a 2 actores que son los más implicados, ahora, en la consecución del mismo, es por una parte, el municipio de Quartell, y por otra parte la entidad Acció ecologista Agró que es la que de alguna forma efectúa sus actividades en la Casa Penya”.

Hay que rememorar que además de esto en la zona se halla en un espacio natural de singular relevancia, con lo que no se pueden hacer ni grandes carreteras ni glorietas, como permitir altas velocidades, en tanto que se trata de un espacio protegido.


La representante de Acció Ecologista Agró, Sara Aunés,  asegura que el proyecto no solo va a ayudar a los vecinos, sino más bien a las visitas a la Casa Penya y a la propia marjal: “Nosotros acá tenemos actividades con público infantil escuelas, pequeños, a lo largo de todo el año, en ocasiones es un inconveniente la seguridad en el momento de cruzar, de la zona de parking, y de que podamos hacer estas actividades sin tener temor. Por otra parte en ocasiones organizamos actividades de fin de semana para todos y cada uno de los públicos, que implican mucha afluencia de gente, por norma general vienen en turismo propio, no vienen con transporte público y nos hace falta una solución para poder ver dónde se dejan todos y cada uno de los automóviles sin molestar y tener que estacionar en la Marjal”.