El servicio de vigilancia, salvamento y socorrismo en las playas hizo 17.000 medidas preventivas durante la temporada

0
59
El alcalde, David Bote, y la concejala Nuria Moreno, durante una visita a las playas el pasado verano. Foto: Ayuntamiento

El alcalde, David Bote, y la concejala Nuria Moreno, durante una visita a las playas el pasado verano. Foto: Ayuntamiento

El servicio de vigilancia, salvamento y socorrismo en las playas de Mataró hizo 17.043 medidas preventivas durante la temporada de playas, 13.061 a cargo del dispositivo terrestre y 3.982 desde las embarcaciones. Este tipo de actuaciones se han ido incrementando exponencialmente en los últimos años lo que ha contribuido a una reducción de las asistencias.

El pasado 2 de noviembre se dio cuenta a la Comisión Informativa del Área de Gestión del Espacio Público del balance de la temporada 2016 del servicio, que se llevó a cabo del 14 de mayo al 11 de septiembre, con cobertura en las playas de San Simón, Callao, Varador y Poniente. Este año ha sido la primera vez que el Ayuntamiento ha adjudicado el servicio por concurso público, mediante contrato con Cruz Roja. Contó con 40 efectivos en temporada alta (incluidos 16 voluntarios) y 10 en temporada media. El 88% de las personas contratadas por Cruz Roja para hacer el servicio estaban en situación de desempleo.

La prevención de accidentes es una parte importante de la labor de los socorristas. A pesar de que el número de asistencias y rescates que se llevan a cabo a lo largo de la temporada de baño dependen de muchos factores, se ha demostrado que aumentar esfuerzos en la acción preventiva hace disminuir el número de asistencias y rescates.

Como ejemplo, durante la temporada 2012 las medidas preventivas no llegaron a 7.000 y las asistencias realizadas fueron 1.066. Durante la temporada de verano 2016 se hicieron 17.043 medidas preventivas y 345 asistencias a los bañistas, de las cuales, en 10 casos fue necesario traslado al Hospital. La mayor parte de asistencias corresponden a traumatismos, seguidos de picaduras de medusa. Este año sólo se han tenido que hacer 3 rescates de bañistas.

El servicio también atendió 9 menores extraviados, entregó 615 pulseras identificativas a menores de edad y se hicieron 20 talleres de formación y prevención y socorrismo para niños en las playas. En cuanto el servicio de daño adaptado, se hicieron 187 servicios con silla anfibia y 28 ayudas a personas con problemas de movilidad.