Éxito de participación en los ‘Atardeceres en La Casa Penya’

0
8

Los ‘Atardeceres en La Casa Penya’ han sido la gran novedad de la programación estival de este centro de educación y voluntariado ambiental, gestionado por Acció Ecologista-Agró en el marjal de Almardà-Almenara. Con la colaboración del Ayuntamiento de Sagunto, administración propietaria del centro, Agró programó actividades con un mismo hilo conductor, el atardecer.

Durante el 21 y 28 de junio y el 5, 12 y 19 de julio, cada convocatoria tenía una propuesta familiar o un taller infantil diferente. En total, unas 110 personas han participado en estas cinco actividades de marjal y naturaleza en la Casa Penya. El pasado jueves 21 de junio arrancaban los ‘Atardeceres en La Casa Penya’ con una visita guiada a la Finca de Penya, la reserva de fauna silvestre que custodia Acció Ecologista-Agró al lado del centro de educación y voluntariado ambiental del marjal de Almardà-Almenara. El jueves siguiente, 28 de junio, La Casa Penya volvía a abrir sus puertas para contemplar el atardecer y, con la colaboración de Llàgrimes de Ceba, celebrar un taller infantil de construcción de instrumentos musicales con cañas.


 

Los murciélagos fueron los grandes protagonistas del primer atardecer de julio. Concretamente el jueves 5, cuando los compañeros de Càdec visitaron la Casa Penya para realizar un taller infantil y explicar a grandes y pequeños los servicios ambientales que ofrecen nuestros aliados de la noche, las amenazas que sufren los quirópteros y las diferentes especies de murciélago que podemos encontrar en los marjales.

El jueves 12 de julio los ‘Atardeceres a La Casa Penya’ continuaron con una doble actividad de arte, barro y marjal. Los más pequeños realizaron con La Niñacristal un taller de manualidades con elementos naturales (piedras, barro, cañas, hojas, madera…). Y los adultos descubrieron el rakú con Lorena López aprendiendo en qué consiste esta técnica oriental de cerámica que combina fuego, ceniza y agua para oxidar el esmalte y conseguir espectaculares colores, e incluso elaboraron sus propias piezas de rakú. Finalmente, los ‘Atardeceres a La Casa Penya’ concluyeron el pasado jueves, 19 de julio, con una excursión en bici por el marjal de Almardà-Almenara.