Finalizan las obras de la intervención de urgencia de l’Alqueria de l’Aigua Fresca

0
8

El Ayuntamiento de Sagunto ha dado por correcta la finalización de la intervención de urgencia de l’Alqueria de l’Aigua Fresca de Sagunto. Las obras tenían como finalidad frenar el estado de deterioro de los edificios históricos de la alquería para garantizar que no llegara a un estado total de ruina y así proceder posteriormente a su restauración.

La obra que fue adjudicada a la empresa Enrique Ignacio Artola S.L. ha costado 131.285 euros, inversión cofinanciada por el consistorio y la Diputación de Valencia. Se han transformado y renovado elementos de sujeción del forjado y de la cubierta con las mismas técnicas constructivas originales. Se han consolidado los muros, aspecto necesario para recibir los apoyos, y en la cubierta se ha actuado de forma íntegra incorporando elementos de impermeabilización y aislamiento de manera que en una futura fase de rehabilitación del edificio esos aspectos ya estén resueltos.


El concejal de Patrimonio Cultural e Industrial, Roberto Rovira, durante la recepción de las obras

En palabras del concejal de Patrimonio Cultural e Industrial, Roberto Rovira, la finalización de esta obra es una buena noticia para el patrimonio histórico de nuestra ciudad. Rovira ha explicado que esta primera actuación ha servido, además, «para recopilar información de cara a las futuras intervenciones que se hagan en la alquería y a partir de ahora el objetivo es consolidar el aljibe que también está en esta zona, realizar excavaciones arqueológicas y la redacción de un plan director para asentar las bases de lo que será la futura alquería junto con el resto de agentes implicados como las asociaciones de patrimonio». 

Según el concejal, con este tipo de actuaciones «se consolida el compromiso del Equipo de Gobierno de poner en valor no solo una parte del patrimonio cultural, sino de todo el de la ciudad en colaboración con otras administraciones porque entendemos que el patrimonio no es un gasto sino una inversión que además genera riqueza y puestos de trabajo».

L’Alqueria de l’Aigua Fresca, también conocida como l’Alqueria de Montíver, tiene la declaración de monumento como inmueble fortificado de más de 100 años, dentro de la tipología de edificio agrícola o residencial fortificado, según la legislación de Patrimonio Cultural Valenciano. L’Alqueria no tiene función habitable ni defensiva actualmente, por lo que su principal finalidad es la de ser un monumento visitable para su conocimiento y su propia divulgación.

Por este motivo, los criterios básicos a aplicar en esta actuación se han ceñido a aquellos más funcionales en relación al servicio básico de la estructura, respetando la información tipológica y constructiva de los distintos forjados, bóvedas, escaleras y cubierta tanto del edificio de vivienda como de la torre.