La Escuela Joaquim Ruyra consigue el Premio Enseñanza dos mil diecisiete

0
88

La Escuela Joaquim Ruyra ha conseguido el 1º premio del Premio Enseñanza dos mil diecisiete que da anualmente la Fundación Cercle d’Economia así como la Obra Social “la Caixa”. El premio es un reconocimiento al proyecto “Cara una escuela diversa y eficiente” que la Escuela Joaquim Ruyra desarrolla desde hace ocho años como comunidad de aprendizaje.

La directiva del centro, Raquel García, recogió el día de ayer el premio en un acto que se hizo en el Auditorio de Caixafòrum, en Barna, y que contó con la presencia de la alcade, Núria Marín, y de la consejera de Enseñanza, Meritxell Ruiz.

La alcade ha felicitado al equipo enseñante y el resto del personal del centro, los progenitores y las madres del estudiantado por este premio que es, conforme Núria Marín, “un reconocimiento a todos y cada uno de los que se han implicado en el proyecto, en todos y cada uno de los que han creído que es posible lograr el éxito escolar en situaciones que de entrada semejan difíciles”.

Marín ha manifestado que “en L’Hospitalet, la educación es una cuestión prioritaria. El Municipio desarrolla programas como el refuerzo con profesores de charla en inglés a cuatro t de ESO y el apoyo a proyectos como el de la Escuela Joaquim Ruyra para asegurar la igualdad de ocasiones y avanzar en cohesión social. Este premio prueba que en la urbe disponemos de una educación pública de calidad y que no flaqueamos para seguir mejorándola”.

El proyecto de la Escuela Joaquim Ruyra aborda la diversidad de la escuela y ha logrado un alto grado de participación por la parte de los progenitores y las madres y del profesorado. La experiencia se ha visto reflejada en el éxito escolar del estudiantado, pese a la naturaleza y la diversidad del centro. Eso ha hecho que el centro se haya transformado en un referente para educadores y especialistas en aprendizaje tanto en Cataluña como en el resto del Estado.

El Premio Enseñanza tiene como propósito promover el ahínco de maestros, profesores y centros educativos que procuran y favorecen la generación de talento y dar reconocimiento y apoyo a proyectos que promueven el cambio, la iniciativa, la innovación y la mejora en la calidad de la educación. El primer premio consiste en quince euros. La mitad del importe parará al centro, para contar con de manera libre, y la otra mitad se destina a afianzar, ampliar y dar continuidad al proyecto premiado, para que quede incorporado en la organización del centro.

La escuela Joaquim Ruyra era una de las 5 escuelas finalistas de un total de cuarenta y uno que se presentaron al premio. Los otros centros finalistas han sido las escuelas La Maquinista, de Barcelona; Magraners, de Lérida, y Torre Roja, de Sant Pere de Vilamajor, y el Instituto Montgròs, de Sant Pere de Ribes.

En ediciones precedentes, ya fueron premiados el Centro de Estudios Joan XXIII (1º apriete en el dos mil diez) y la Escuela Sant Jaume de la FEP (2º apriete en el dos mil once). En otra edición, asimismo fue merecedora de un premio la Fundación El Llindar, de Cornellà, que administra la escuela de segunda oportunida El Repartidor.