La Unidad de Mediación Policial de Sagunto ha ayudado a solventar satisfactoriamente veinte temas

0
13

Ayer martes, diecinueve de junio, la Unidad de Mediación Policial (UMEPOL) de Sagunto firmó un pacto de mediación en un caso que llevaba más de 4 años sin resolverse, entre la Comunidad de Regantes de El Realengo y un vecino de una urbanización de la playa Malvarrosa de Corinto.

Desde el inicio de esta unidad, en el primer mes del año de dos mil dieciocho, ya lleva más de veinte pactos firmados satisfactoriamente en temas de ruidos, animales, convivencia de vecinos, olores y otros.

Enric Ariño, concejal de Policía Local declara que se felicitan de que “finalmente un tema que estaba enquistado desde hace unos años”, a consecuencia de un estruendos que procedía de una bomba en una zona de la parte baja del término, la que llaman el Realengo “se haya solucionado”. Puesto que este estruendos, “molestaba a los vecinos que estaban cerca de allí”, cuando se ponía en marcha la bomba para poder evacuar las aguas para poder plantar. Y, merced a una intervención en la que han participado tanto la Guardería Rural como la Policía Local a través del servicio de mediación, “se ha podido solventar poniendo conforme a cada una de las partes”, de tal modo que las dos aceptan compromisos. Por esta razón, “entendemos que el tema ya está por el momento, en vías de solución definitiva”. Por tanto, “congratularnos, y sobre todo hacer un llamamiento a la ciudadanía, en el sentido, de que siempre y cuando haya un enfrentamiento en el que haya voluntad de las unas partes de quererlo solucionar”, es mejor pedir la actuación de la UMEPOL, que estar usando otros servicios de la administración como puede ser el Síndic de Greuges o bien una intervención más concluyentes de la policía para solventarlo.

En el último caso, el dueño de la residencia al estar padeciendo los ruidos de los motores que se emplean para la extracción del agua de la marjal para su desecamiento, notificó al municipio. Este, al no solventar el inconveniente en su día por ser un tema particular, llevó al vecino a hacer un escrito al Síndic de Greuges. El Síndic derivó el caso al Municipio de Sagunto para solventar el inconveniente, siendo reenviado a la Unidad de Mediación Policial a fin de que ofreciera el servicio de mediación a las partes implicadas, llegando los perjudicados a un pacto de mediación con la ayuda del policía local intermediario, y en un caso así siendo un tema de zona agrícola asimismo medió un efectivo de la Guardería Rural. 

Las personas que requieran de este servicio de mediación policial pueden pedirlo a través del Municipio o bien la Policía Local.