Los seguros y las condiciones técnicas de los vehículos fueron nuevo objeto de control por parte de la DGT y la Policía Local durante el año 2018

0
21

Este pasado año, a las campañas dirigidas por la DGT para controlar la velocidad, el alcohol, el transporte escolar, el cinturón, las drogas… se sumaron las campañas del control del seguro obligatorio y la vigencia de la ITV. Para conseguirlo, se ha requerido un esfuerzo adicional de los agentes encargados de la vigilancia del tráfico, tanto de las Policías Locales como de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, trasladando a los agentes la importancia del control de diversos aspectos relacionados con este tipo de infracciones.

El concejal de Policía Local, Enric Ariño ha declarado que “la policía, como todos los años, hace controles de inspección de seguridad de los vehículos, lo que es una garantía para el propietario pero también para el usuario general de las vías de circulación. En este tipo de intervenciones lo que se consigue es incrementar o mejorar la seguridad de los vehículos por si hubiera, por ejemplo, un frenazo”. 

Ariño, ha informado que el año pasado se produjeron varios accidentes dentro del casco urbano, lo que se podría evitar “si los coches estuviesen en mejores condiciones”.

El regidor ha felicitado, de este modo, “la tarea que está haciendo la policía” y ha animado “a los ciudadanos a que controlen la calidad de sus vehículos.”

Datos estadísticos

La Policía Local de Sagunto durante el año 2018 ha denunciado por estos conceptos un total de 1.390 infracciones, de las cuales 432 han correspondido a vehículos que carecían de seguro obligatorio y 958 a vehículos que no habían pasado la inspección técnica periódica correspondiente en el plazo debido, a través de controles selectivos y de la vigilancia diaria, lo que supone un aumento en la detección de este tipo de infracciones respecto al año anterior de un 234%.

Desde la Policía Local de Sagunto seguiremos trabajando durante este nuevo año con el objetivo de mejorar  la seguridad vial,  reducir la siniestralidad y en definitiva mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos.

Insolidaridad

Los propietarios que no tienen asegurado el vehículo cargan sobre el resto de ciudadanos las responsabilidades monetarias por los daños que causen con sus vehículos en caso de accidente. La prima del seguro obligatorio del automóvil que tienen que suscribir todos los propietarios de vehículos contiene un recargo de 3,5 euros que se destina a que el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) afronte los gastos producidos por los vehículos sin seguro. Por lo que los daños e indemnizaciones pagadas por este organismo por vehículos sin asegurar las pagamos todos. 

Esta entidad es la que afronta, como responsable subsidiario, el pago en caso de accidente y la que garantiza las indemnizaciones derivadas por daños a personas y a los bienes, en aquellos casos en que el propietario del vehículo implicado en el accidente no tenga suscrito el seguro obligatorio. 

Según la Ley, las autoridades competentes en materia sancionadora tienen la obligación de entregar al Consorcio de Compensación de Seguros el 50% del importe de las sanciones recaudadas por este precepto, para hacer  frente a las indemnizaciones a las víctimas de accidentes en el caso de que el vehículo implicado en el accidente no tenga la póliza suscrita. ​