Sagunto asiste a la presentación y trabaja ya en proyectos del Programa de Ayudas para la implantación de Zonas de Bajas Emisiones

El regidor de Sagunto, Darío Moreno, ha asistido esta mañana a la presentación del Programa de Ayudas a ayuntamientos para la implantación de Zonas Bajas de Emisiones y Transformación Digital y Sustentable del Transporte Urbano, que se ha festejado en el Centro de Congresos de Elche. El acto ha sido encabezado por la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, al lado del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, con los que se ha reunido el regidor.

 

Darío Moreno ha explicado que «hemos mantenido un encuentro con la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, y asimismo con el presidente de la Generalitat, en el que se ha expuesto esa línea de más de mil quinientos millones de euros que el Ministerio ha puesto a predisposición de los municipios de más de cincuenta habitantes». «Ya está abierta la convocatoria de dos mil veintiuno para presentar proyectos y lo que se ha concretado en la asamblea son los requisitos que se marchan a demandar a los proyectos que se presenten», ha apuntado el regidor de Sagunto.

 

Asimismo, Moreno ha señalado que «hay poco tiempo, mas ya tenemos ciertos proyectos avanzados y ahora por la parte del Municipio vamos a trabajar para poder presentar esas ideas que consigan financiación europea y que nos dejen hacer una urbe más verde y más sostenible».  

 

Las subvenciones recogidas en la convocatoria contribuirán a la mejora de la calidad del aire en las urbes, acelerando la implantación de las zonas de bajas emisiones, como a la articulación de un sistema fiable, atrayente, alcanzable y accesible de transporte público urbano con flotas más modernas, eficaces y de nulas emisiones. Por su parte, están dirigidas a promover una distribución urbana de mercaderías sustentable y a fomentar la introducción de un término de movilidad inteligente amoldada a los nuevos hábitos, con el impulso de la digitalización para planificación, administración y evaluación.

El objetivo del programa es apresurar la mejora de la calidad del aire y contribuir a la descarbonización del transporte urbano, haciendo más atrayente el empleo del transporte colectivo y de la movilidad activa (bici, ir a pie), de forma que el empleo del vehículo privado de motor sea más limitado en el centro de las urbes. Estas ayudas contribuirán al objetivo establecido en el Plan Nacional Integrado de Energía y Tiempo de reducir un treinta y cinco por ciento el tráfico privado para asistir a atenuar las emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero, reducir los niveles de estruendos, progresar la calidad de vida de las urbes y facilitar el desarrollo de la movilidad activa en los ambientes urbanos.

Las líneas de ayudas se dirigen a ayuntamientos de más de cincuenta habitantes y capitales de provincia, que son los eficientes para prestar servicios de transporte público y a los que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética fuerza a incorporar zonas de bajas emisiones (ZBE) ya antes de dos mil veintitres. Las ideas recogidas en las líneas de promuevo del cambio modal, transformación de flota y digitalización del transporte se dirigen asimismo a los ayuntamientos con más de veinte habitantes que cumplan ciertos criterios, como contar con de servicios de transporte colectivo público.

La cuantía de las ayudas a otorgar en el marco de la presente convocatoria va a ser de mil millones de euros, como otros quinientos millones enmarcados en la convocatoria del siguiente ejercicio. La subvención mínima a pedir por un ayuntamiento es de doscientos euros por cada una de las actuaciones incluidas en una petición, al tiempo que el máximo se fija en función de los habitantes del ayuntamiento. Caso de que la propuesta sea presentada por una agrupación de ayuntamientos o bien entes supramunicipales, el límite máximo se establece en cuarenta millones de euros.

Las ayudas establecidas de esta primera convocatoria se estructuran en 4 líneas: Actuaciones de implantación de Zonas de Bajas Emisiones que recojan el conjunto de inversiones que requiere su puesta en funcionamiento, medidas destinadas a promover el cambio modal en ambientes urbanos y metropolitanos cara modos de transporte más sustentables, actuaciones de transformación de flotas del transporte público con la intención de contribuir a la consecución de los objetivos de la Directiva de Automóviles Limpios y, finalmente, actuaciones de digitalización que repercutan en una mejora de la experiencia del usuario o bien de la accesibilidad en el empleo del transporte público colectivo, o que contribuyan a la mayor eficiencia en la administración del tráfico y del transporte.