Samsung va a sacar en venta modelos reparados del conflictivo Galaxy Note siete

0
70

EFE

  • La compañía aún no ha decidido exactamente en qué países y en qué momento va a poner en venta estos ejemplares, lo que va a depender “de las autoridades, operadoras y la demanda”.
  • En total, Samsung tendría previsto vender o bien arrendar unos 3 millones de unidades del Galaxy Note siete, conforme cálculos de la agencia local Yonhap.
  • Samsung sacó en venta el Galaxy Note siete en el mes de agosto de dos mil dieciseis, mas empezó a percibir informes de igniciones a lo largo del proceso de carga del dispositivo.

Samsung Galaxy Note siete

Samsung Electronics anunció este martes que va a poner en venta y en alquiler algunas de sus unidades reparadas del Galaxy Note 7, cuya producción fue suspendida el año pasado a causa de las igniciones espontáneas que padecía el aparato.

La compañía surcoreana explicó en un comunicado que aún no ha decidido exactamente en qué países y en qué momento va a poner a la venta estos ejemplares, y que va a depender “de las consultas con las autoridades reguladoras y las operadoras, como de la demanda local”.

En total, Samsung tendría previsto vender o bien arrendar unos 3 millones de unidades del Galaxy Note siete, conforme cálculos de la agencia local Yonhap.

Además de la reutilización de los dispositivos otra de las estrategias diseñadas por la compañía es reciclar sus componentes.

El gigante surcoreano apartará los componentes reutilizables del Note siete, como semiconductores y los módulos de cámara, para la producción de modelos de prueba.

Samsung explicó en el comunicado que primero se extraerán los metales valiosos como el cobre, el níquel, el oro y la plata de los dispositivos, un proceso del que se encargarán compañías especializadas.

Samsung sacó en venta su “phablet” de gama alta Galaxy Note siete el diecinueve de agosto de dos mil dieciseis, mas poquitos días después comenzó a percibir informes de igniciones a lo largo del proceso de carga del dispositivo.

La compañía acometió una llamada a revisión de más de dos millones de unidades y una substitución sin precedentes del teléfono inteligente, que prosiguió registrando incendios, lo que condujo al cese de su producción en el mes de octubre.

La investigación de Samsung sobre los riesgos del Galaxy Note siete concluyó que las baterías fueron las responsables de la avería que ha costado a la compañía más de cinco mil millones de euros.